Sobre LA CASA

la historia de la casa Lázaro-siliuto


El bello edificio de estilo ecléctico, situado en la calle San Antonio nº 12, entre las calles de San Miguel y Santiago, del barrio del Toscal, desde que fue construida, en 1902, para vivienda particular de Manuel Lázaro y Pigrau -Casa Lázaro-, por el maestro de obras catalán Federico Solé y Escriba, ha visto pasar por sus estancias buena parte de la historia del Santa Cruz del siglo XX.

En 1929 la adquiere Francisco Alonso Núñez, conocido como "Pancho el del Club"(Náutico), convirtiéndola en un hotelito de tipo inglés, llamado Villa de la Peña, con 14 habitaciones y espaciosos jardines.

Pancho, gran cocinero, famoso por sus paellas, convertiría esta Casa en el centro de la actividad social de la ciudad, al estar situada en un remanso de paz y tranquilidad, dotada de espacios verdes, jardines, patios y pérgolas.

En su comedor y en su fantástico patio se celebraban grandes banquetes, en los que se reunían intelectuales y personas selectas de la sociedad tinerfeña, tales como Ramón Gil-Roldán, Juan Pérez Delgado (Nijota), Diego Crosa, Belisario Guimera, Andrés Orozco, Guillermo Olsen, Pelayo López (futbolista), Domingo Rodríguez, (periodista), Perdigón Zamora (locutor de radio), etc.

Cuentan, que el gran poeta y coplista canario Veremundo Perera, asiduo también a estas reuniones y banquetes del hotel, al ver que los invitados colgaban sus sombreros en el nisperero que estaba en el jardín (era costumbre cubrirse la cabeza), improvisó: "Pancho el del club tiene un nisperero, que en lugar de nísperos da sombreros".

También era lugar de encuentro de la "Tertulia de los Pintores", formada por afamados artistas como Bonnín, Guezala, Davó, Fariña, Torres, etc.

Aquí se hospedaron personajes importantes, como el pintor Oscar Dominguez, a su regreso de París; Dimas Alonso, cantante de una compañía de zarzuelas, que pasaría sus últimos años de su vida pintando nuestros paisajes; Rodolfo Rinaldi, que había venido a Tenerife como escenógrafo italiano de una compañía teatral y, enamorado de nuestra ciudad, se quedó a vivir aquí, dedicándose a la pintura, a la construcción de carrozas para las Fiestas de Mayo y el Carnaval, etc.

Al morir Pancho Alonso,en 1946, el hotel cerró sus puertas y el edificio pasaría a llamarse “Casa Siliuto”; entonces, la familia habilitó los salones y abrieron una litografía e imprenta, Gráficas Lorenzo, que estaría vigente hasta el año 1958.

En 1963, Francisco Alonso Siliuto, el mayor de los seis hermanos, nacido en esta casa en 1931, dividió la vivienda en dos partes, alquilando la mayor al colegio Niño Jesús de Praga, en el que se impartieron clases de educación infantil y EGB. Su directora se llamaba doña Otilia.

Una vez que cerró el colegio, en la década de los 80, la casa se convirtió en plató cinematográfico, ya que Francisco Alonso Siliuto era actor y director de documentales y filmó en su interior la película Españolito que vienes al mundo, del tinerfeño Fernando H. Guzmán.

A principios del siglo XXI, el Ayuntamiento, dado su estado de abandono y deterioro, llegó a un acuerdo con la familia Siliuto, propietaria del edificio, para comprárselo con el fin de destinarlo a servicios sociales o comunitarios.

A partir del año 2019, este inmueble, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), completamente restaurado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, albergará numerosas actividades contempladas en la programación de Distrito Joven y será la sede del Consejo Municipal de la Juventud.

Actualmente, con una superficie construida de más de 597 metros cuadrados, la Casa de la Juventud, situada en el número 12 de la calle San Antonio, ofrece en sus 456 metros cuadrados de superficie útil interior y 369 metros cuadrados exteriores los usos establecidos por la Red Insular de Casas de la Juventud. En su interior, dispone de un salón de actos con aforo para un centenar de personas, salas de ensayo y multifuncionales, un estudio de grabación y un espacio destinado a servicios informáticos.